GAZA: Hamas ofrece USD$1 millon de recompensa

GAZA: Hamas ofrece USD$1 millon de recompensa

Hamas ha anunciado una recompensa por información acerca de los miembros de las fuerzas especiales israelíes que en noviembre casi comprometen sus infraestructura de telecomunicaciones.

Un portavoz del grupo terrorista palestino Hamas, emitió el sábado 12 de enero comentarios oficiales relacionados con una misión de inteligencia israelí que salió mal, afirmando que Israel pretendía instalar dispositivos para vigilar las comunicaciones de Hamas.

El gobernante de Gaza, dijo que las fuerzas encubiertas israelíes habían intentado instalar equipos para monitorear la red de comunicaciones terrestres del grupo militante islámico durante una misión fallida en noviembre.

El portavoz de las Brigadas Qassam, Abu Obaida, afirmó que una fuerza encubierta de 15 miembros de élite Israelí se infiltraron en Gaza al amparo de la niebla y que tenía previsto instalar equipos de telecomunicaciones para intervenir la red de comunicaciones terrestres de Hamas.

Mostró imágenes fijas de herramientas, incluyendo taladros y sierras mecánicas, pero no proporcionó más pruebas.

La redada fallida de noviembre desencadenó la mayor violencia transfronteriza entre los terroristas de Israel y Gaza desde la guerra de 2014.

En un puesto de control, los miembros de Hamas detuvieron a la fuerza encubierta israelí en un vehículo civil, tras lo cual, según se informa, mostraron documentos falsificados y se presentaron como empleados de un organismo de ayuda.

 

Lo que sucedió después no está claro, pero se produjo un tiroteo en el que murieron dos militantes de Hamas, además de un oficial israelí encubierto.

El diario Times of Israel informó que el grupo terrorista ofreció una “recompensa” de un millón de dólares por la información que exponía las identidades del equipo de fuerzas especiales.

 

Los resultados de una larga investigación fueron anunciados por el ala militar de Hamas, conocida como las Brigadas Qassam, en una declaración televisiva pregrabada.

Hamas presentó material de vigilancia, así como fotos de ejercicios, motosierras y dos pistolas con silenciadores, para respaldar sus afirmaciones.

Hamás frustró un intento de “plantar dispositivos de espionaje en la Franja de Gaza”, dijo en la declaración un portavoz de Qassam, identificado sólo como Abu Obeida.

Por su parte el ejército israelí no ha dado a conocer detalles sobre la operación que salió mal el 11 de noviembre, que llevó a la ronda de fuego transfronterizo más grande, incluyendo los cohetes de Hamás y los ataques aéreos israelíes, desde la guerra de 2014 entre las dos partes.

En la declaración de Hamas se describía que la misión israelí supuestamente duró casi un año.

Abu Obeida dijo que Israel trajo equipo y vehículos a Gaza a través de un punto de cruce comercial entre enero y octubre. Quince miembros de la unidad entraron a Gaza en una noche nublada a través de la cerca perimetral unos días antes del 11 de noviembre, dijo el portavoz.

Una mujer que trabaja con la unidad israelí entró en Gaza varias veces, disfrazada de empleada de una organización humanitaria, dijo el portavoz. Los miembros de la unidad utilizaron documentos de identidad falsificados de los habitantes de Gaza y los documentos de un grupo de beneficencia, añadió.

El 11 de noviembre, la unidad fue detectada por los combatientes de Hamás cuando se dirigía cerca de la ciudad de Abassan, en el sur de Gaza. El descubrimiento desencadenó un tiroteo en el que murieron un miembro de la unidad encubierta y dos pistoleros de Hamas, incluido un comandante local. Otros cinco militantes murieron en ataques aéreos cuando los aviones israelíes proporcionaron cobertura para el transporte aéreo de la fuerza, incluido el oficial muerto.

En el comunicado Hamás mostró imágenes de cámaras de vigilancia de baja resolución que supuestamente mostraban dos vehículos utilizados por la brigada encubierta. Las imágenes mostraban algunos rostros de los ocupantes de los vehículos y lo que Hamás dijo fue que en el momento en que sus hombres armados registraron la camioneta.

Según la investigación, que confirmó informes anteriores, el tiroteo comenzó cuando un comandante local de Hamas, Nour Baraka, ordenó la detención de los ocupantes de la camioneta, quienes luego le dispararon con pistolas silenciadoras. En el intercambio de disparos, un miembro de la fuerza israelí y otro pistolero de Hamás también murieron antes de que la camioneta se alejara a toda prisa.

Hamás dijo que el comandante israelí asesinado del grupo era un árabe con el rango de teniente coronel.

El incidente llevó a Hamás a jurar venganza y desencadenó el estallido más mortífero entre las dos partes desde el ataque militar de Israel contra Gaza en 2014.

Un alto el fuego del 13 de noviembre negociado por Egipto puso fin a los enfrentamientos que habían suscitado el temor de otra guerra entre Israel y los palestinos en Gaza.

Israel ha lanzado tres ataques militares contra la Franja de Gaza desde 2008 y la ha mantenido bloqueada junto con Egipto durante más de una década.

Israel dice que la medida es necesaria para aislar a Hamás e impedir que obtenga armas, aunque los críticos dicen que equivale a un castigo colectivo a los dos millones de residentes del territorio.