Facebook financia indirectamente el terrorismo

Con apariencia de grandes ofertas en objetos antiguos y piezas de arqueología, facebook está siendo utilizado por ISIS para financiar sus operaciones.

Ataúdes funerarios egipcios con restos humanos incluidos, monedas de oro y plata, imágenes en estuco de Cristo, manuscritos islámicos medievales, estatuillas mesopotámicas, fragmentos de templos, sellos reales, estatuas griegas, mosaicos romanos… Cientos de tesoros de las grandes civilizaciones de la Edad Antigua se venden en Facebook al mejor postor ajenas a cualquier ley o regulación aportando unos suculentos beneficios que van a parar en manos del ISIS.

Así lo demuestra el reciente informe elaborado por Athar Project, un grupo de investigadores norteamericanos que rastrean, catalogan y recopilan pruebas en la red social de Mark Zuckerberg con el objetivo de denunciar el expolio y el mercadeo de todas estas obras de arte patrimonio de la humanidad.

Un trabajo para el que han monitoreado el comportamiento de casi dos millones de usuarios de Facebook organizados en 95 grupos de compraventa de los que han recopilado más de 3.600 imágenes de antigüedades presentes en 3.539 anuncios.

Las características de Facebook como red social facilitan la operatividad de los saqueadores de ruinas. Según han comprobado los investigadores, el propio algoritmo de una red social funciona como un arma de doble filo. Por un lado, una vez que conseguían identificar uno de los grupos en los que se anunciaban las obras arqueológicas saqueadas, la red social les recomendaba otros similares. Sin embargo, algunos de estos grupos requerían del pago de una khum para entrar.

Khum es una palabra árabe empleada por el Estado Islámico que podría traducirse como impuesto o tasa. En el caso de estos grupos de Facebook, funciona como una suerte de tarifa de entrada que da derecho a acceder al grupo en el que comprar las antigüedades y en el que los miembros compartían consejos sobre las mejores formas para poder robar y transportar los distintos restos arqueológicos fuera de su lugar original.

Una serie de lugares que se encuentran en países como Siria, Irak, Libia, Yemen o Egipto.

A través de la concienzuda investigación a lo largo de meses, este grupo de académicos norteamericanos a localizado piezas a la venta en asentamientos arqueológicos controlados por grupos como Tahrir Al-Sham, una organización yihadista-salafista que ha participado en la guerra civil siria y cuyo centro de operaciones se encuentra en la zona de Idlib, fronteriza con Turquía.

Asimismo, también han logrado probar la relación entre estos grupos y otras organizaciones terroristas, como Al-Qaeda y el ISIS, que desde el arranque de su insurrección han estado utilizando la venta de antigüedades para financiar su guerra.

Sin embargo, la pérdida de territorios de estos grupos en Oriente Medio -fruto de la presión de Siria, Irak y las milicias kurdas- ha empujado a terroristas y contrabandistas a utilizar Facebook como una plataforma en la que comercializar las obras de arte saqueadas.

Desde que la guerra civil en Siria arrancó en 2012 en el marco de las primaveras árabes, el grupo comenzó a trabajar con historiadores que se encontraban sobre el terreno para realizar un seguimiento de las piezas arqueológicas de las civilizaciones musulmana, cristiana, judía, griega y romana, localizadas en la zona.

A lo largo de estos años, el grupo ha podido seguir el recorrido de miles de piezas arqueológicas: de edificios históricos e excavaciones hasta los grupos de venta en Facebook (donde se pierde el rastro) pasando por foros de venta de armas y material militar como paso previo a acabar a la venta en la red social.

Este es el caso de un llamativo mosaico erótico romano que ilustra a un hombre manteniendo relaciones sexuales con una sirena. La primera vez que apareció como artículo a la venta en internet fue en junio de 2017, en Siria. A partir de ese momento, desapareció durante más de dos años para volver a aparecer en un vídeo en enero de 2019. En esta ocasión, en Estambul.

Según los datos recogidos en este último informe, más de un tercio de los grupos de Facebook se encuentran radicados en zonas de conflicto y el 44% en países fronterizos.

La proximidad a los asentamientos arqueológicos es un hecho que se publicita en los grupos de Facebook. Una suerte de valor añadido en el que se demuestra un acceso directo a material de calidad. Los saqueadores y terroristas elaboran perfiles en las redes sociales en los que ellos mismos aparecen en asentamientos históricos situados en zonas de guerra.

Sin embargo, en ocasiones, estos delincuentes van un paso más allá y cuelgan vídeos en los que aparecen participando en saqueos en asentamientos romanos o excavaciones egipcias.

Mientras tanto, los compradores aguardan lejos de la guerra, a miles de kilómetros, en ciudades como Essen (Alemania), Lyon (Francia) o Randers (Dinamarca) a la espera de auténticas gangas como una moneda de oro romana por 300 dólaresque contribuirá a financiar la maquinaria del terror yihadista.

Síguenos en Facebook

El sitio web Prensa Objetiva utiliza cookies como parte funcional de la misma, recabamos dicha información de forma anónima y únicamente con el fin de darle un funcionamiento correcto al sitio web. Asumimos que estás de acuerdo con ello, pero de no estarlo puedes abandonar la página o puedes darle Click al botón de aceptar, y continuar disfrutando del contenido que te ofrecemos. Aceptar Leer T&C

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!