Radio en Línea

Documental Animales Salvajes

La contaminación de los coches mata más rápido


La exposición a la contaminación del aire urbano puede aumentar el riesgo de mortalidad a corto plazo, incluso a pequeñas concentraciones, confirma un análisis epidemiológico internacional en 652 ciudades de todo el mundo (incluidas 45 españolas, como Madrid, Barcelona y Sevilla) publicado en la revista New England Journal of Medicine.

El estudio representa la evaluación epidemiológica más grande hasta la fecha sobre los efectos a corto plazo de la contaminación del aire.

Los investigadores han reunido datos de series temporales de 652 ciudades de 24 países en el período 1986-2015, y han aplicado métodos estadísticos avanzados para comparar la mortalidad diaria con las concentraciones de contaminación urbana por partículas en suspensión en el aire (PM), emitidas sobre todo por los tubos de escape de los vehículos.

“Se ha encontrado  que, en promedio, un aumento de 10 microgramos/m3 en partículas inhalables (PM10) –capaces de penetrar hasta los pulmones- y finas (PM2.5) -generadas por la combustión y que pueden penetrar hasta el torrente sanguíneo- se asocia con un aumento en la mortalidad de 0.44% y 0.68%”, explica Aurelio Tobías, uno de los investigadores.

Antonio Gasparrini, uno de los autores principales del artículo, añade: “Si bien el aumento porcentual de la mortalidad parece pequeño, este riesgo puede conducir a un exceso significativo en el número de muertes, dada la exposición generalizada y las grandes poblaciones que viven en zonas urbanas”.

Comparación crítica

La aplicación de la misma metodología de análisis a este conjunto de datos internacional permite una comparación crítica del riesgo entre poblaciones de distintas regiones.

Aunque los investigadores identificaron algunas diferencias, pudieron establecer una asociación positiva en los 24 países, independientemente de los niveles de contaminación y del entorno socioeconómico.

Haidong Kan, el otro autor principal del estudio, señala: “La consistencia del riesgo estimado en múltiples países y poblaciones agrega evidencia sobre el posible vínculo causal entre la exposición a la contaminación del aire y el aumento a corto plazo de la mortalidad”.

Cuando los investigadores examinaron la forma de la relación exposición-respuesta, no pudieron identificar un umbral, encontrando aumentos significativos en la mortalidad incluso en exposiciones por debajo niveles umbrales establecidos actualmente en las guías de calidad del aire.

Gasparrini explica: “La ausencia de un umbral discernible significa que es probable que ocurra un aumento sustancial de la mortalidad incluso con baja exposición a partículas. Estos resultados deben tenerse en cuenta al evaluar los beneficios potenciales de las intervenciones para reducir la contaminación del aire urbano, y al revisar valores umbrales existentes para la salud humana”.


Artículos relacionados
Más evidencias

El estudio fue dirigido por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, en el Reino Unido, y la Universidad de Fudan, en China, en el que han colaborado investigadores del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España.

No es la primera vez que se establece una preocupante relación entre los índices de contaminación y la mortalidad. Tal como explicamos en otro artículo, el aire contaminado acorta la vida útil de los europeos en dos años. En el mundo ya causa más muertes prematuras que el tabaquismo, especialmente debido a enfermedades cardiovasculares.

Por otro lado, la contaminación mata a 21.000 personas cada año en España, la mayoría por contaminación atmosférica atribuida al tráfico rodado, según otro estudio que ha analizado la situación en 195 países. Los factores ambientales son responsables de un 5% de la carga de enfermedad de la población de España, mientras que en la UE es del 6% y la media mundial asciende al 13%.


Referencia

Ambient Particulate Air Pollution and Daily Mortality in 652 Cities. C. Liu et al. The New England Journal of Medicine. DOI: 10.1056/NEJMoa1817364

Síguenos en Facebook