El Centenario de la Asociación de Estudiantes Universitarios –AEU- 1920-2020 (VIII PARTE)

Comparte

Por: Eduardo Antonio Velásquez Carrera

El papel de los estudiantes universitarios, por medio de sus asociaciones estudiantiles facultativas y la AEU ante la crisis que el país vivía por aquellos años, de nuevo, se deja sentir. Corra la cuaresma de 1930. Los estudiantes de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional hicieron una protesta en contra del gobierno de Chacón acusando al Presidente de la República y a su gobierno de la crisis económica al haberse robado los recursos públicos que han llevado al país a la crítica situación en la que se encuentra. Mr. Hawks informaba al Departamento de Estado que los estudiantes universitarios habían lanzado paquetes de cohetes, ametralladoras de petardos y agua a los policías que cubrían ambos lados de la calle, enfrente de su facultad (El Musac de hoy). Además, agregaba que existían rumores de que dicha manifestación podía estar vinculada con otra protesta que realizarían trabajadores enfrente de la Asamblea Nacional para que tome medidas para paliar la tragedia financiera presente. Sin embargo,  el encargado de negocios interino de la legación estadounidense, afirmaba que este último extremo no lo pudo confirmar. El 19 de marzo de 1930, el Señor Hawks, de nuevo informaba al Departamento de Estado que una manifestación estudiantil universitaria se estaba incubando. El encargado de negocios de la embajada estadounidense en Guatemala reportaba que se planeaba una manifestación de estudiantes universitarios y obreros, en la Estación Central del Ferrocarril, en el momento de la llegada del nuevo embajador de los Estados Unidos de América en el país, Mr. Sheldon Whitehouse. Afirma el Señor Hawks que el Secretario de la Universidad, José González Campo, le llamó a su requerimiento diciéndole que sí ha escuchado rumores sobre la manifestación aludida, pero que carece de información definitiva. Según le dijera al encargado de negocios de la legación estadounidense en el país, González Campo, el gobierno prohibirá cualquier manifestación, protestas o reuniones. En el texto, Mr.  Hawks dice que  a pesar de haberse restablecido las garantías constitucionales, el Director General de la Policía, Herlindo Solórzano tiene mala reputación por el uso indiscriminado de la fuerza. Se acercaba la “Huelga de Dolores”. Por tanto, se creía que una manifestación en contra del gobierno de Lázaro Chacón podría resultar en actos de violencia y en un baño de sangre, lo que podría suceder en la presencia del embajador de los Estados Unidos de América en Guatemala.  Las autoridades de gobierno, según su opinión, serían menos capaces o confiables de restaurar el orden a la fuerza que prevenirla. Hawks afirma en su comunicación que al parecer la protesta no tiene la intención de ser una protesta anti estadounidense, sino únicamente utilizarla como protección de los manifestantes y del público en general, que objetiva culpar al gobierno de la aguda condición financiera del país y acusarlo de una deshonestidad flagrante. Monteforte Toledo, por su parte, afirma ya existía un sentimiento anti yanqui en las filas universitarias, desde la llegada de Haya de la Torre y la reforma universitaria.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *