Juan Francisco Sandoval

Comparte

Por: Jose Rubén Zamora

Humilde, sobrio, discreto y natural, el fiscal Juan Francisco Sandoval es como los grandes genios del fútbol: hacen que los desafíos sumamente complejos y arriesgados, parezcan un asunto trivial, sencillo y hasta rutinario. Anteayer, por ejemplo, dirigió sin desparpajo y sin arrugarse, los operativos contra la red de contrabando más poderosa del país, conocida como La Cofradía el Grupo Salvavidas o Red Moreno, cuyos orígenes se rastrean desde hace medio siglo, y que desde 1982 ejercen control de las aduanas de puertos y aeropuertos y de las fronteras de Guatemala.

Suficiente con ver anotado en la acusación el nombre de William Garth Campbell Serovic, como uno de los cabecillas de la estructura criminal, para comprender el tamaño de los peces gordos contra los que se lanzó.

Cuando en 1996, el entonces presidente Álvaro Arzú autorizó el operativo contra la Red Moreno, que desde 1970 controlaba todas las aduanas con la venia de la G2 y la celosa gerencia de Tatalapo Ortega, ordenó también mantener en la impunidad a varios personajes que le podrían ser útiles.

Arzú permitió que la reinventada estructura de defraudación aduanera, quedara a cargo de Campbell Serovic, en sustitución de Alfredo Moreno. Campbell está prófugo, por otro caso, desde 2016. Su hermana, Luz Mary, fue administradora única de seis empresas del poderoso narcotraficante Josué Adán Lemus Lara, originario de Concepción Las Minas, Chiquimula, socio del Chapo Guzmán y capturado en Colombia en octubre de 2018.

Juan Francisco Sandoval es el heredero, el símbolo chapín, joven, serio, sereno, humilde, comprometido y sencillo, de las jornadas ciudadanas de 2015, justamente contra La Línea, la red de defraudación aduanera que dio al traste con el mayor de los CIACS conocidos hasta ahora: el gobierno del PP, con Roxana Baldetti a la cabeza. El compromiso y las convicciones de Juan Francisco en su lucha contra la impunidad son inquebrantables.

El jefe de la FECI no tenía en sus planes de vida ser abogado. Se inclinaba por ser historiador o bien profesor de educación media. Casualidades en la familia, lo hicieron ingresar a la Facultad de Derecho de la Usac en 2000, y ya en enero de 2010 estaba dirigiendo, en plena madrugada, en un lugar inhóspito de Izabal, la captura del expresidente y pillo de clase mundial, Alfonso Portillo, que más tarde fue extraditado a Estados Unidos.

Juan Francisco Sandoval es el número uno en la lista de los más buscados de los grandes corruptos y criminales de este país. Y él no se inmuta. El año pasado el Departamento de Justicia de Estados Unidos le advirtió que agentes encubiertos de la DEA determinaron que él y otro integrante de su equipo, habían sido colocados como blancos, para ser aniquilados por el Cartel de Sinaloa, a solicitud del ex candidato presidencial Mario Estrada, capturado y condenado en un tribunal de Miami por conspiración en tráfico de drogas.

Quizás a estas alturas Juan Francisco Sandoval está alcanzando más de cien acusaciones penales en su contra, que provienen, precisamente, de los truhanes de colección  y de sus esbirros, a quienes él, con la ley en la mano, ha perseguido por sus crímenes. Estas más de cien acusaciones de truhanes de colección representan genuinas condecoraciones a sus extraordinarias ejecutorias.

Los muy bien fondeados “netcenteros” y grupos fachada, profesionales de la desinformación, la calumnia y la infamia, lanzan todos los días furiosas campañas en las redes sociales contra el jefe de la FECI y su valiente equipo.

Mi reconocimiento, admiración y agradecimiento para este joven fiscal, que sintetiza el símbolo e inspiración de la nueva generación de guatemaltecos en la lucha contra la corrupción y el crimen. El profundo significado de las palabras capacidad, coraje, compromiso, humildad, principios, valores, conocimiento, rigor profesional e integridad definen modestamente la enorme estatura moral de Juan Francisco Sandoval.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *