Columna: ¿Por qué Biden debería esperar a que Trump se perdone antes de terminar su mandato?

Comparte

A medida que transcurren los días hasta el 20 de enero, el presidente Trump, que rara vez ha visto una norma que no se pueda romper, podría verse tentado a romper una más y a perdonarse antes de dejar el cargo en caso de que luego sea procesado por delitos federales.

Si lo hace, muchos estadounidenses reaccionarán con indignación.

Pero un autoperdón por parte de Trump, por odioso que parezca, también podría ser un regalo indirecto para el presidente electo Joe Biden, al eliminar instantáneamente la presión sobre la nueva administración para que se enrede en una búsqueda legal divisiva del expresidente.

Biden se enfrenta a un dilema genuino. Un principio fundamental de la democracia estadounidense es que ningún hombre está por encima de la ley, ni siquiera un presidente. Pero si Biden se moviera rápidamente para procesar al hombre al que acaba de vencer en una elección, uno que muestra todos los signos de planear postularse nuevamente, el resultado sería una pelea partidista que terminaría con las esperanzas de Biden de restaurar el bipartidismo en Washington.

Pero los fiscales federales en Nueva York y en otros lugares han estado investigando durante mucho tiempo las acusaciones de contribuciones ilegales a la toma de posesión de Trump en 2017 y otras irregularidades financieras. Exayudantes del fiscal especial Robert S. Mueller III han dicho que el presidente fue culpable de obstruir la justicia al interferir con su investigación.

“Creo que [los fiscales federales] no tienen otra opción”, dijo la vicepresidenta electa Kamala Harris en 2019. “El presidente no está por encima de la ley”.

Aún así, para el Departamento de Justicia de Biden, procesar a Trump conllevaría muchos problemas.

Justo o no, se vería como “justicia del vencedor”. Los demócratas condenaron a Trump por alentar a sus seguidores a gritar “Enciérrenla” hablando de Hillary Clinton; sería difícil justificar “encerrarlo” como sustituto, por mucho que Trump lo merezca.

La investigación de Trump continuaría con el círculo vicioso bajo el cual su administración investigó al ex presidente Obama y a sus asesores por presuntamente espiar la campaña de Trump en 2016 (cargos que nunca han sido corroborados).

Si la administración Biden sometiera a Trump a un proceso judicial, los republicanos en el Congreso se apresurarían a defenderlo, aunque solo fuera para mantener el apoyo de los votantes leales a Trump.

Y sería un espectáculo divisivo y absorbente que se interpondría en el camino de Biden mientras busque aprobar una legislación e implementar su agenda.

“Los argumentos de ambos lados son extraordinariamente poderosos y no reconciliables”, dijo Donald B. Ayer, ex alto funcionario del Departamento de Justicia durante la presidencia de George H.W. Bush. “¿Puede Biden avanzar en su agenda si todo el país se centra en el enjuiciamiento de Donald Trump?”.

Biden ha evitado cuidadosamente tomar una decisión.

“No creo que nadie esté por encima de la ley”, dijo a los periodistas en agosto.

Por otro lado, dijo, “probablemente no sea muy… bueno para la democracia hablar de enjuiciar a los expresidentes”.

Entonces, señaló, dejaría la decisión en manos del Departamento de Justicia. “En términos de decir: ‘Creo que el presidente violó la ley… enjuícielo’, no haré eso”, manifestó. “Dependería del fiscal general decidir continuar con eso”.

Un Trump pre-indultado podría ayudar a Biden a sortear el dilema al dificultar el proceso judicial.

Si bien no está claro que un autoperdón sería válido, nunca ha sucedido antes y choca con el principio fundamental de que ningún hombre puede actuar como juez en su propio caso, la medida garantizaría que las cosas se complicaran. El primer paso para cualquier fiscal sería superar el argumento del expresidente de que es invulnerable a la persecución federal.

Y ese tema, dice Norman Eisen, ex asesor de los demócratas de la Cámara de Representantes en el juicio político de Trump y que ahora es miembro de la Brookings Institution, “terminaría en la Corte Suprema con bastante rapidez”.

Esa sería la Corte Suprema en la que Trump acaba de instalar una mayoría conservadora de 6-3.

El consejo de Eisen: “Deja que los estados vayan primero. Sus investigaciones ya están en marcha”. Y un indulto federal no cubre el enjuiciamiento por parte de fiscales estatales o locales.

Biden podría evitar la decisión divisiva sobre el enjuiciamiento por completo dejando, por ejemplo, que Nueva York proceda primero. En cualquier caso, Trump parece estar en mayor peligro allí que ante los fiscales federales.

El fiscal de distrito de Manhattan está investigando a la empresa de bienes raíces de su familia, la Organización Trump, por acusaciones de fraude bancario y de seguros. Y el fiscal general del estado está investigando si reclamó deducciones infladas incorrectamente en las declaraciones de impuestos estatales.

Trump también enfrenta posibles problemas legales civiles. Debe millones de dólares a los bancos que se han abstenido de demandarlo mientras estuvo en la Casa Blanca.

El costo de su auditoría fiscal federal aún sin resolver podría exceder los $100 millones. Los casos fiscales se persiguen, al menos inicialmente, en tribunales civiles, no en penales; un perdón no lo eximirá de sus obligaciones con el IRS.

Los comités del Congreso también tendrán libertad para investigarlo.

En resumen, es poco probable que la jubilación de Trump sea demasiado cómoda incluso si no enfrenta una acusación federal.

Así que adelante, señor presidente, perdónese. Asegure su lugar en la historia como uno de los dos únicos mandatarios que sintieron que necesitaban indultos debido a los posibles cargos criminales que enfrentaron. Tarde o temprano, probablemente lo veremos en la Corte de igual manera.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Via : LA Times


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *