Gabino Gaínza, gobernante de Guatemala por el breve pero convulso período de un año, tres meses y trece días

Comparte

Gabino Gaínza y Medrano nació en Pamplona, España, el 26 de octubre de 1753, en el seno de una familia noble de Navarra. Fue de profesión militar, habiendo ingresado como cadete a los 16 años en el Regimiento de Soria. Hizo el primer viaje a América con el ejército español participando en la batalla de Pensacola en 1781, en la que España luchó por reconquistar las Floridas del dominio británico, guerra en la que Gaínza se distinguió por su coraje. Pensacola –en el noreste del Estado de Florida– es considerada la ciudad más antigua de Estados Unidos.

Gaínza realizó su segundo viaje a América sirviendo en La Habana en acciones bélicas navales; siendo luego destinado al Virreinato del Perú, en donde permaneció desde 1784, con el grado de coronel. Estando en la Audiencia de Quito contrajo nupcias, en 1799, con Manuela Gregoria de Rocafuerte, con quien procreó cinco hijos.

Un hecho importante en su vida ocurrió cuando fue enviado a Chile, a principios del año 1814, a sofocar un levantamiento independentista en el que el guatemalteco Antonio José de Irisarri estaba implicado. Irisarri había convocado a un Cabildo abierto en la ciudad de Santiago el día 7 de marzo de 1814 proponiendo hacer de Chile una República independiente. Fue Irisarri quien propuso al coronel Francisco de la Lastra para dirigir los destinos de la nueva República, pero por estar este fuera, Irisarri tuvo que asumir temporalmente. Más tarde Francisco de la Lastra ya en el cargo, nombró a Irisarri como gobernador-intendente de Santiago, con lo que Irisarri es considerado como el “libertador”.

Por su lado Gabino Gaínza dirigió la tropa española con el propósito de aplacar el alzamiento en Chile, llegando a un acuerdo el día 3 de mayo del mismo año con los jefes del ejército chileno: Bernardo O’Higgins y Juan Mackenna, mediante el cual se acordó que el ejército realista español permanecería en la isla de Chiloé mientras se conocía y sancionaba en las Cortes españolas la Constitución que pretendía Chile para su “independencia”. Pero cuando el Virrey del Perú –José Fernando de Abascal y Sousa– se enteró del acuerdo logrado, muy enojado envió nueva expedición militar quedando nuevamente Chile bajo la dominación española. Como consecuencia de ello (haber facilitado el acuerdo) Gabino Gaínza fue sometido a Consejo de Guerra por Abascal, siendo apresado por un tiempo hasta que fue exculpado y liberado, volviéndose a España en donde permaneció un largo periodo.

Años más tarde –ya en 1820– el monarca español Fernando VII envió a Gabino Gaínza a Guatemala con el cargo de subinspector militar. A su llegada a la Nueva Guatemala de la Asunción Gaínza tenía sesenta y ocho años de edad, y la ciudad estaba en proceso de construcción. Gaínza y su familia se hospedaron en una casa situada en la 10a. calle y 4ta. avenida.

El Capitán General del Reino de Guatemala don Carlos de Urrutia y Montoya, de edad avanzada y padeciendo de epilepsia, delegó el mando en Gabino Gaínza –a partir del 9 de marzo de 1821– coincidiendo en esos días con los sucesos independentistas ocurridos en Nueva España (México), en donde se daba a conocer el “Plan de Iguala”, promovido por Agustín de Iturbide, con lo que Gabino Gaínza lanzó un manifiesto contra Iturbide, acusándole de traición a la Monarquía española.

En agosto de ese año –1821– Gaínza recibió un memorial firmado por más de 400 personas, en que le pedían que se proclamase en Guatemala la Independencia de España, por lo que Gaínza sostuvo reuniones con el doctor Juan José Aycinena y Piñol, el doctor Pedro Molina, José Francisco Barrundia, Mariano Beltranena y Mariano de Aycinena, sobre el “Plan Pacífico de Independencia” que ellos habían preparado, proponiendo en el mismo que Gaínza continuaría en la dirección de la Provincia de Guatemala cuando esta se independizara de España.

Mientras esto ocurría en Guatemala, el brigadier Agustín de Iturbide presionaba a Gaínza por la anexión a México, enviando al coronel Vicente Filísola a Chiapas con un ejército “disuasivo”.

Gabino Gaínza, obligado por las circunstancias, convocó a la firma de Independencia de Guatemala, la que se realizó el 15 de septiembre, como es sabido. Pero al poco tiempo, la presión de Iturbide, ya como “Emperador de México”, obligó a Guatemala a anexarse al mismo, lo que se convino el 5 de enero de 1822, quedando Guatemala como parte del Imperio mexicano. Iturbide dio instrucciones para que Gabino Gaínza se trasladara a México, por lo que debió abandonar el puesto el 29 de abril de 1822, moviéndose con su familia a la Capital de México como “asistente del Emperador”. En sustitución de Gaínza asumió el cargo de Capitán General de Guatemala –de manera “temporal”– el coronel Vicente Filísola, mientras llegaba el designado mariscal de campo Marqués de Vivanco, lo cual ya no sucedió a causa de la defenestración del Emperador Agustín 1 de Iturbide.

De tal cuenta, Gabino Gaínza fue Capitán General y luego Presidente de la Junta Provisional Consultiva a partir de la firma de Independencia y luego Jefe Político Superior durante un breve pero agitado tiempo que transcurrió “por el tiempo de un año, tres meses y trece días”.

En la historia económica de Guatemala se recuerda a Gabino Gaínza por haber sido el primer gobernante en haber autorizado un empréstito por 40 mil pesos; ello a inicios del año 1822.

Gabino Gaínza murió al año siguiente, el 24 de agosto de 1823, a la edad de 70 años en la Ciudad de México.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *